Translate

jueves, 18 de enero de 2018

A la búsqueda del bufón

Diecisiete de Enero de 2018, los pronósticos apuntaban días atrás olas de 6-7 metros pero lo bueno es que coincidia con la pleamar. Vamos las condiciones ideales para ir a la búsqueda de bufones. No tenía previsto venir aqui, pero dado que a medida que me movía al este el cielo estaba cada vez más despejado decidí quedarme en esta localización y así acortar distancia de regreso. Cuando dejaba el coche varias personas me miraban sorprendidas y con cierta gracia por el hecho de llevar un paraguas atado a la mochila, lo que no sabían ellos era que se iban a mojar mucho y no harían una foto a pesar de tener un cielo totalmente despejado, jeje. Pocas veces vi el Cantábrico tan encabritado, era un auténtico espectáculo visual pero fotografiar aquello iba a ser otra historia. En lado oeste del acantilado la lluvia del spray era casi constante y aún protegiéndome con el paraguas el filtro polarizador se manchaba al poco de quitar la tapa. En realidad solo hice cuatro fotos, ésta es la única casi libre de spray y realmente la conseguí de casualidad pues cuando disparé estaba mirando por el rabillo del ojo a mi derecha viendo la que se me venía encima. Hasta tuve la suerte de captar la silueta de una persona (kamikaze) al lado del bufón para dar escala, aunque si estuviera un pelín a la derecha para destacar más sería ideal. La nube vertical sobre el islote del fondo es uno de los bufones de Pria, increible su altura sobre todo teniendo en cuenta que está como a unos 4 km de distancia.
Os aconsejo pinchar sobre la foto y después F11 para verla a mayor resolución (1500 px) y fondo oscuro.
Canon 5DIII, Canon 16-35 mm f4L, ISO 50, CPL. Fusión manual de la luminancia de dos imágenes y procesado global en LightRoom

20 comentarios:

  1. Impresionante, dantesco, épico, grandioso, tremendo......

    ResponderEliminar
  2. Tremenda, asoladora
    Incluso con referencia humana para tener escala de su tamaño
    De muerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LA verdad es que tuve mucha suerte con esta foto, las otras tres que hice se nota mucho el spray del filtro.

      Eliminar
    2. El color del agua de mar y ─la ola y su espuma, la cresta─ aunque ambas son lo mismo, en realidad contrastan con la naturaleza de la costa. La tierra es diferente, de calidez perturbadora, acogedora en cierta medida, pero finalmente tan sorprendente cómo la propia mar en el rompiente...Hay algo de infernal contraste por frío...¿Tiene qué ver con el filtro o es por un procesado dual diferenciado a dos tomas? Aún y así, eso es lo que hace que sea tan buena.
      La silueta aunque algo más lejos que a furna abruma porque de cualquier modo representa cuan pequeños somos comparados con todo ese paisaje.
      La fotografía es espléndida. ¿Pero cuáles no lo son en tus manos y paisaje? ¿Quién no daría parte de su tiempo por acompañarte aunque sólo fuera por llevar dos paraguas charlando sobre las diferentes formas de lluvias que se dan en la comarca.
      El noroeste del norte sorprende por su belleza, escarpe y llegado el verano ─fuera de todo ciclón o galerna─ tan apacible que ahora contrariamente enseña su ensañada diferencia
      Saludos

      Eliminar
  3. Has captado perfectamente la fuerza del Cantábrico. Veo que ya han utilizado todos los calificativos posibles, te diré una pregunta para dejarla en el aire ¿Que le habremos hecho al mar para que se ponga tan encabritado?
    Ah! Me ofrezco a sostener el paraguas o a hacer de modelo suidida, bueno esto último creo que seria incapaz :-) Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, lo del modelo suicida ese que aparece en la foto tuvo mucha suerte, porque al poco de irse rompió una ola allí descomunal. Me llegaban a mi que estaba en el punto más alto del acantilado. Al mar está claro que algo le debemos estar haciendo. Un abrazo

      Eliminar
  4. Increíble, fantástico, se me acabarían los adjetivos. Que fuerza!
    El figurante del lado de bufón un poco loco, no?

    ResponderEliminar
  5. Brutal! No se yo si tendría el valor para estar allí, haciendo fotos y aguantando el tipo como tu, esas olas son enormes. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Miquel yo estaba en la parte más alta del acantilado del cabo, lo que nunca se me ocurriría es ponerme donde la persona de la foto. Ese hombre no sabía al riego que estaba expuesto. Un saludo

      Eliminar
  6. Que maravilloso es el mar y de que manera nos atrae mas aún cuando está de esta manera ,muy bella descripción visual tu foto, como todas las que haces,Saludos!!

    ResponderEliminar
  7. Brutal ... en el movil no habia visto al suicida ... vaya tela.
    Una abrazo, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese tio ni se imagina la suerte que tuvo. Un abrazo

      Eliminar
  8. Una imagen tremenda, con mucha fuerza y muy impactante, igual que el video, verlo en directo debió ser.... uffff
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es impresionante, la altura de las olas, cuando estas a nivel de mar y no ves el horizonte, y sobre todo el ruido del impacto en los acantilados. Es de meter miedo. Un abrazo

      Eliminar