Translate

viernes, 15 de diciembre de 2017

Desconfiar

Supongo que debe ser cosa de la experiencia el desconfiar del mar en ocasiones sin que las condiciones no parezcan tener mucho peligro. Esta tarde los pronósticos que había para el oleaje eran de olas de unos seis metros, pero la verdad es que en la playa no era para tanto. Ni el ruido ni la altura de las olas eran para nada llamativos y es que me conozco muy bien esta playa. Venía con la intención de hacer reflejos y el punto ideal era de mayor cercania a esas rocas tan guapas. El caso es que no se porqué pero aquello no me gustaba. Después de unos diez minutos haciendo unos preciosos reflejos en la arena y con el rompiente de las olas al fondo, una ola perdida que se me pasó desapercibida entró por mi derecha. Reaccioné a tiempo para sujetar el trípode y realmente no me arrastró por poco, mientras el agua tiraba de mi sentía como me hundía en la arena por momentos. Cuando aquella ola acabó de pasar me fijé que terminé enterrado en la arena como a la mitad entre la rodilla y el tobillo. Estos reflujos corresponden a la parte final de los mismos.
Os aconsejo pinchar sobre la foto y después F11 para verla a mayor resolución y fondo oscuro.
 
Canon 5DIII, Canon 16-35 mm f4L, ISO 50, CPL. Fusión manual de la luminancia de dos imágenes y procesado global en LightRoom

8 comentarios:

  1. Bonita la imagen ... tu sabras si merece la pena ...
    Cuidate amigo .... :-)
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que conste que esta no era buscada, te lo prometo. Esas olas perdidas que si te cogen en otra situación te llevan por delante. Un abrazo

      Eliminar
  2. Que maravilla de flujos, largos, larguísimos. Me imagino el "susto" . Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No contaba con ella, está claro que el mar es traicionero hasta decir basta. Un abrazo

      Eliminar
  3. Hola José, locura de fotografía,realmente increíble,no parece real, imagen de ciencia ficción, preciosa, muy bonita, como nos tienes acostumbrados, muchas gracias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Me suena lo de la ola perdida, ya me ha pasado alguna vez en ese rincon, como te traiciona la ola cuando viene por detras de rebote... tuviste suerte, bueno suerte no, sapiencia ;-)
    Bonita foto pero cuidate!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pere, esta fue una de esas veces que a pesar de ser precavido te coge por sorpresa. Yo creo que esta playa y la de Frejulfe son en mi opinión las más peligrosas del occidente asturiano. Por ejemplo, si esta tarde fuera un día de verano y en este momento estuviera un niño te aseguro que se lo tragaba el mar si o si. Un abrazo

      Eliminar