Translate

domingo, 28 de febrero de 2016

Persiguiendo un sueño

Ya no llevo la cuenta de las veces que he vuelto a este lugar para hacer esta composición con un fogonazo rojo de las últimas luces del día en el macizo central de los Picos de Europa, que los haga destacar de la sombra del resto. Desde esta posición la visión es majestuosa, con el Urriellu de protagonista, como se puede ver en la imagen. Al principio lo hacía con una única toma, ahora con las ventajas que porporciona el software de la tecnología digital utilizo panoramas, por si algún día me da por hacer una ampliación de dos metros.
Os aconsejo pinchar sobre la foto y después F11 para verla a mayor resolución (1700px) y fondo oscuro. 

 Canon 5DIII, Canon 17-40 mm f4L, ISO 100, CPL Panorámica de cinco imágenes verticales.

viernes, 26 de febrero de 2016

Verde Esmeralda

Este color que frecuentemente presenta el Cantábrico en mi opinión es realmente bello, tonalidad que se magnifica cuando la marea está alta. Esta composición llevaba tiempo rondando por mi imaginación y estaba buscando alguna ocasión de no tener el mar muy picado para captar bien ese color y la rugosidad y textura del agua. Esta tarde hubo las condiciones ideales. A pantalla completa vereis mucho mejor estos detalles pues la imagen que tiene más resolución de la habitual.
Os aconsejo pinchar sobre la foto y después F11 para verla a mayor resolución y fondo oscuro.

Canon 5DIII, Canon 17-40 mm f4L, ISO 100, CPL Panorámica de dos imágenes horizontales.

martes, 2 de febrero de 2016

La Melancolia del Cantábrico

Siempre buscamos en nuestras fotografías el color del cielo como elemento fundamental de la belleza de nuestras imágenes, es algo que todos tenemos asumido. Pero lo cierto es que mi memoria los momentos que más impacto me han causado en esta costa fueron en días lluviosos totalmente grises, con niebla y con una mar picada que daba lugar a imágenes casi monocromáticas, sino fuera por el precioso verde esmeralda que tiene el Cantábrico en esas condiciones. En mi opinión este mar y su costa es un paisaje meláncolico, la mayoría de las veces así es, o por lo menos así ha sido hasta que esto del cambio climático nos ha permitido tener atardeceres y amaneceres como los que últimamente se ven. En esas condiciones yo creo que no hay nada que distraiga de la fuerza y furia del mar, en todo caso lo complementan y refuerzan. Con las últimas luces de esta lluviosa y fria tarde de hace unos años, tuve la suerte de poder tener un mar que me ayudaba en el ritmo compositivo con unos reflujos realmente rarísimos por su dirección. Memorables aquellas horas que pude disfrutar en este paraje y en total soledad. 
Os aconsejo pinchar sobre la foto y después F11 para verla a mayor resolución y fondo oscuro.

Canon 5DIII, Canon 17-40 mm f4L, ISO 100, CPL.