Translate

martes, 12 de enero de 2016

A la caza de Bufones

Esta tarde tenía la intención de buscar una imagen producida por un bufón que el año pasado me hizo llegar Iván Alperi. Pero aunque la mar estaba bastante agitada, no era lo suficiente para hacer resoplar con fuerza a esas maravillas naturales, el caso es que tuve que cambiar de planes sobre la marcha. Asi que me puse a caminar durante algunos kilómetros disfrutando del fuerte viento a lo largo del acantilado, pudiendo ver al mismo tiempo la belleza del mar y todo el Macizo Central de Los Picos con el Urriellu como protagonista. Que bella es esta costa.
Os aconsejo pinchar sobre la foto y después F11 para verla a mayor resolución y fondo oscuro.

Canon 5DIII, Canon 17-40 mm f4L, ISO 50, CPL. Fusión manual de la luminancia de dos imágenes y procesado global en LightRoom

10 comentarios:

  1. Un mar como este impresiona y mucho. Esperemos que la circulación atmosférica se normalice y empiece "la fiesta". Que lástima que no se formaran, aun recuerdo los que nos mostraste el año pasado. Un pregunta ¿es muy alto el acantilado? y otro comentario, que distintos resultados deben de haber con una misma velocidad de obturación puesta en el cantábrico con otra en el mediterráneo. Creo que para un mar "arbolado", que inicialmente podría parecer igual, el agua se mueve a distinta velocidad en un lugar que en otro....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tienen mucha altura, según Iberpix 53 m. En mi experiencia una velocidad entre 0.7" y 1.5" es la óptima. Cuando subes la velocidad a 1.5" si tienes olas entrantes consigues esos arcos acuosos tan chulos. Un abrazo

      Eliminar
    2. La longitud de onda de tus olas es mucho mayor, diría que en el mediterraneo funcinan mejor velocidades menores, 0,4 a 1". Ya me gustaría poder captar esos arcos :-) Una abrazo

      Eliminar
    3. Efectivamente si las olas son más pequeñitas hay bajar la velocidad. Un abrazo

      Eliminar
  2. Para mi "disfrutar" y "fuerte viento" son palabras incompatibles. Aparte de lo incómodo que es, hace que todas mis fotos salgan movidas, jejeje
    Buena foto ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es con estos días el trípode de aluminio es fundamental. El otro día me di cuenta que mi trípode pesa un poco más que la mochila que habitualmente llevo encima ... para que te des una idea. Este día por ejemplo, si llevas uno de carbono y no estas atento verías volar cientos de euros, jeje.

      Eliminar
  3. Excelente trabajo, lo tiene todo, la edicion, la composicion y ese detalle a modo de guinda del pastel al captar ese golpe del agua sobre la roca, saludos amigo.

    ResponderEliminar
  4. Menudo movimiento hay por aquí! Me parece que ni de aluminio ni de hierro, con estos temporales puede volar hasta el fotógrafo si no se ata a la roca, ja, ja, jaaa! Supongo que ya vigilas porque esto pinta un poco peligroso, no?
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues precisamente en la parte más alta del acantilado que ves en la foto, media hora antes el aire me tiró el trípode varias veces. Y a mi de vez en cuando me daba unos meneos de miedo, solo estuve allí el tiempo necesario para hacer una foto. Desde este punto curiosamente era más flojo y no daba tanto miedo. Un saludo y gracias

      Eliminar