Translate

jueves, 4 de diciembre de 2014

Observado por lobos

Esta tarde del jueves 4 de diciembre estuve en el Club de Prensa Asturiana en la presentación del excelente libro Durmiendo con Lobos de Andoni Candela, acontecimiento del que tuve noticia a través del recomendable blog de David Alvarez. Fue realmente entretenida e informativa pues en ella aprendí cosas realmente interesantes y curiosas sobre la vida de este mamifero. Y desde luego Andoni nos deleitó con preciosas imágenes no solamente de los lobos, sino tambien de paisaje. 
Precisamente la imagen que hoy subo tiene mucho que ver con los lobos, por lo menos para mi. Siendo niño todos los otoños mi abuela me mandaba a coger castañas a un bosque nuestro muy cerca de la aldea donde viviamos. La verdad es que no sé porque pero aquello nunca me gustaba, a pesar de la cercanía verme allí solo hacía que a mi mente no paraban de venir más que historias que la gente de la aldea contaba de los lobos. Como os podeis imaginar, ninguna buena claro. El miedo me decía que no me saparara del camino y eso no era muy buena idea porque no había manera de llenar aquella maldita saca, por estos caminos antes la gente pasaba frecuentemente. Ya casi cumplido el encargo levanté mi vista hacia la derecha, en la ladera, y todo ocurrió a una velocidad de vértigo. Dos "perros grises" de ojos amarillentos y como a unos 30 metros me observaban detenidamente, aquello disparó todas las alarmas y el pánio hizo que bajase por ese camino que se ve en la imagen como un cohete. El kilómetro y medio hasta llegar a casa se me hizo eterno, pero estoy seguro que ese día debí de batir algún record de velocidad, jeje. Todavía hoy en día tengo grabada en mi mente esa visión. Ahora todos los otoños no falto a mi cita anual de darme un paseo por este bosque de castaños y si se da el caso hacer alguna foto. Esta tarde lo hice esperando tener la suerte de encontrarme con ellos, unos días antes me habían dicho que vieron a varios lobos muy cerca de este lugar. Pero en esta ocasión no se dejaron ver, una pena.
Os aconsejo pinchar sobre la foto y después F11 para verla a mayor resolución y fondo oscuro.

Canon 5DIII, Canon 17-40 mm f4L, ISO 100,

20 comentarios:

  1. Jejejje; no se que me gusta mas si tu historia o la foto Jose, aunque he de reconocer que lelléndola se me ha puesto un poco la piel de pollo, jejejje.
    Una bonita imagen en perfecta armonía con dicha historia, un abrazo Jose.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando estaba haciendo esta foto estaba imaginándome corriendo por ese camino a toda pastilla ... y seguro que los lobos en dirección contraria, jaja. Lo que hace el miedo. Un abrazo y gracias Seva

      Eliminar
  2. Que suerte de poder vivir en un lugar dónde aun viven los lobos, ese es un signo de salud ambiental. El relato no tiene perdida, creo que te he imaginado con pantalones cortes y golpeandote el culo con los pies de lo rápido que corrias, ja,ja,ja. hn abrazo

    ResponderEliminar
  3. Excelente encuadre ... te mete de lleno en el bosque.
    Tiene que ser imponente encontrarse frente a frente a dos ejemplares ... y más, siendo un niño chico. Aún con mis años, ahora siento aprensión a andar solo por el bosque en la oscuridad ... mas que aprensión, acojono ... y es que afloran nuestros miedos ancestrales, nuestros instinto de autoprotección.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te cuento una anécdota que hace tiempo me contó el capellán de mi hospital cuando él era párroco en una aldea perdida de montaña del concejo de Teverga. Subiendo por la pista que llegaba al pueblo se cruzó con tres lobos y nada más llegar al pueblo comentó a gente de allí el miedo que había pasado. Uno de ellos le dijo: sr.cura los lobos peligrosos son los que están abajo en la villa, detrás de los mostradores. La verdad es que no iba muy descaminado. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  4. Hola Jose.
    Bonita historia y una foto espectacular. Ese pasillo te lleva a lo profundo de bosque, se repira una frescura!!!
    Lo que me da un poco de miedo, es el tema de los lobos, jejejje
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como en muchas otras cosas es un miedo irracional que por tradición así nos lo crearon. Yo les perdí ese miedo cuando ya de mayor los oí aullar en varias ocasiones, en algunas de ellas estaba solo. Es un subidón que no te imaginas. Un abrazo y gracias

      Eliminar
  5. Bonita fotografía José e interesantísima tu experiencia con los lobos, yo aun recuerdo como cuando siendo un niño fui a una caceria de lobos, cuando era permitido cazarlos y vine impresionado, nunca mas volvi a una caceria, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No cabe duda que los lobos causan daños a la ganadería, pero me pregunto cual es el costo que la Administracción deberia abonar a los ganaderos en comparación con el despilfarro en otras cosas. Algo irrisorio y hay cifras que lo demuestran. Un saludo

      Eliminar
  6. Bonito ambiente y bonita historia, son esos recuerdos que todos los que hacemos naturaleza tenemos y algunas no les damos importancia, cuando para mucha gente eso ocurre solo en las películas ;-)
    Un abrazo Master!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Pere, y esto siempre me hace recordar que algún día podremos decir lo de aquella preciosa escena de Blade Runner: yo he visto cosas .....
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  7. Apuesto a que de pequeño eras delgado como un palo y los lobos pensarían "no vale la pena para cenar, como mucho para los postres..." ja, ja, jaaaa!
    Y te saliste de rositas... ja, ja, jaaa! Una inolvidable experiencia compañero y digna de recordar, sin duda!
    Un ambiente magnífico en la foto Jose!
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si y como era tan mal comedor precisamente la amenaza que mi abuela y mi madre me decian en la cena para que me tomase aquel jarabe asqueroso recetado por el médico, era precisamente sacarme de casa de noche para vermelas con el lobo. Y al final me lo encontré, jajaja. Un saludo

      Eliminar
  8. Que buena historia Jose y el lugar fantástico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Visto ahora si, en aquel momento no te imaginas lo mal que lo pasé. Un saludo

      Eliminar
  9. Ja...ja.., bonita historia, te veo bajando por ahi a toda leche, eso si, sin mirar nunca hacia atras, muy guapa la foto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Suerte has tenido de haberlo visto a si de frente y vaya susto que tuvieron que llevar los pobres lobos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro Adolfo, menos más que ellos correrían más rápido pero en dirección contraria, jaja. Un saludo y gracias

      Eliminar