Translate

jueves, 27 de noviembre de 2014

Por tierras de Somiedo

Este otoño debo reconocer que para mi fotográficamente ha sido un fracaso, y la verdad es que tenía la esperanza de conseguir una foto que me satisfaciera en esta incursión a este bello rincón de Asturias. Después de salvar un buen desnivel y una buena sudada al llegar me di cuenta de que mi gozo en un pozo, pues el hayedo estaba sin hoja y casi no había agua, cuando por aqui rezuma, vamos un día para olvidar. Pues nada, a comer el bocata tranquilamente, y a descender por el valle buscando menor altura y algo de color, la tarde llegaba a su fin y ya no había posibilidad de alternativa.

Canon 5DIII, Canon 17-40 mm f4L, ISO 100, Fusión manual de la luminancia de dos imágenes y procesado global en LightRoom

Os aconsejo pinchar sobre las fotos y después F11 para verlas a mayor resolución y fondo oscuro.

Canon 5DIII, Canon 70-200 mm f4L, ISO 100, CPL.

22 comentarios:

  1. Nada Jose, disfrutaste de un día de montaña por lo menos aunque no estuvieran las cosas como querías, la primera está muy guapa.

    Ya te puedes imaginar lo que me gustaría a mi hacer con esas chozas tan chulas.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me lo imagino, otra cosa es que tuvieras el cielo despejado, jeje, y es que ese valle es el reino de la niebla. Un saludo y gracias

      Eliminar
  2. para mí las dos son guapísimas. qué me gusta la paleta de color en las dos. en la segunda foto las cabañas son muy fotogénicas.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas cabañas son de cuento, es verdad y además estan en un sitio con unas vistas preciosas. Un abrazo y gracias

      Eliminar
  3. La segunda es una pasada por la fuerza que tiene de trasladarte a otra época, un rincón para declararlo patrimonio cultural i natural. Me encantaria tenerlo cerca de casa. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo es Eduard, y además parece ser que últimamente estan por mantener y conservar esas cabañas o teitos. Un abrazo

      Eliminar
  4. Hola Pepe:

    No estés desilusionado. Las dos tomas son preciosas. Solo por ellas te ha valido la pena el esfuerzo que has hecho. Deben de quedar en tu registro fotográfico, por si las moscas ...; en otras palabras, para que las generaciones futuras puedan comprobar lo que ha sido este rincón de Asturias. Esperemos que se perpetúe en el tiempo.

    Un abrazo.

    Jose ( Física)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que si, que hay intenciones de conservar esas brañas. Pero ya veremos. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  5. Encantadoras las dos imágenes. La segunda parece sacada de otra época.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas cabañas se les llama en la zona teitos y hay muchas brañas repartidas por el concejo de Somiedo y colindantes. Quizá la más famosa, por grande, sea La Pornacal. Escribe eso en Google y podrás ver muchas fotos para que te hagas una idea de como son. Un saludo

      Eliminar
  6. Dos imágenes muy atractivas gracias a esos maravillosos colores que nos regala el otoño, saludos amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad. el otoño todo lo transforma y embellece. Un saludo Jesús

      Eliminar
  7. Pasaste un buen día, también gracias a la fotografía, ya que ese fue el motivo por el que llegaste hasta allí. Dos buenas imágenes y coincido con la mayoria, la segunda de traslada en el tiempo. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis primeras andanzas de montaña fueron precisamente en Somiedo, y cuando pasabas por las brañas que hay repartidas sobre todo el concejo se podía ver actividad humana, ganadera fundamentalmente. Aquello si que te trasladaba a otro tiempo y esa es una de las razones por las que Somiedo era único, y en gran medida todavía lo sigue siendo. Esas brañas son propiedad en su gran mayoria de los vaqueiros de alzada, un grupo humano diferenciado del resto y antaño nómada, y sobre cuyos orígenes hay muchas teorias. Aún hoy esta gente conserva muchas de sus tradiciones. Hace más de 40 años recuerdo una vez pasando por la braña de Sousas de ver a 20 o 30 personas allí, las cuales eran todos rubios y de ojos azulados. Una de las tradiciones que antes mantenían era la de casarse entre ellos, entre otras cosas porque hace muchos años esta gente era repudiada por el resto de los asturianos. Esta combinación de montaña y la gente que la habita es lo que hace de Somiedo algo especial, por lo menos para mi.

      Eliminar
  8. Esta claro José que tu eres un lobo de mar...

    salut
    joan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te aseguro Joan que tengo muchas más horas de monte, pero muchas más. Un saludo y gracias por tu visita

      Eliminar
  9. Muy guapas las dos, me gusta el procesado, todavía queda color, son los últimos días. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo hice una salida express ayer y efectivamente queda algo, pero más allá de este fin de semana ya no habrá hoja. Un abrazo

      Eliminar
  10. Yo sé mucho de pegarse una paliza en la montaña para nada, pero también tiene su punto de gracia, para seguir buscando.
    Esos teitos son preciosos. ¿Una naocturna con ellos?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos concretamente no tienen la mejor orientación para ello, pues la parte sur del cielo está muy tapada. Hay otros con mejores orientaciones e incluso mejores composiciones. Un abrazo y gracias Chabier

      Eliminar
  11. Pues a mi me gustan las dos, la primera tiene un buena gama de colores, la segunda parece sacada de cuento de hadas!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te gusten Jordi y gracias por tu visita. Un saludo

      Eliminar