Translate

sábado, 13 de septiembre de 2014

Imágenes para el recuerdo

Hace unas semanas mi amigo Helmut Schwarz me envió una imagen un tanto triste, la desaparición del arco de una de las rocas más bellas del occidente asturiano para mi gusto.


Una vez más queda patente que el mar y su caótica energía no perdona, tarde o temprano acaba con aquello que encuentra a su paso. En pocos años ya he sido testigo de como el mar se va cobrando víctimas, primero fué el maravilloso monolito de la playa de Gueirua y ahora éste arco.

Canon 5DIII, Canon 17-40 mm f4L, ISO 100, Fusión manual de la luminancia de dos imágenes y procesado global en LightRoom

Os aconsejo pinchar sobre las fotos y después F11 para verlas a mayor resolución y fondo oscuro.

Canon 5DIII, Canon 17-40 mm f4L, ISO 100, Fusión manual de la luminancia de dos imágenes y procesado global en LightRoom

34 comentarios:

  1. Nada perdura ...así que hay que hacer todo lo posible por disfrutarlo mientras se puede ... y tú lo has hecho. Yo, sin embargo, no lo veré más que en tus fotos ... :-)
    La tercera es una pasada ...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, y eso es extensible a todos los ámbitos de la vida. Un fuerte abrazo y gracias

      Eliminar
  2. El mar durante años va trabajando la piedras a su capricho dándoles formas singulares y un día se cansa y de un día para otro la desaparece

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y en ocasiones parece que volatiza las cosas, porque el monolito de Gueirua era enorme ... y sencillamente desapareció. Un saludo y gracias

      Eliminar
    2. La fuerza que llega a tener el mar es inimaginable, yo hago pesca submarina y una vez en una zona de acantilado que calló encontramos trozos a más de 200m de donde calleron y eso que median másde 2m.

      Eliminar
  3. Nada Jose, ahí quedan tus grandes imágenes de esta mole, y las que hayan podido hacerle otros fotógrafos, la naturaleza al igual que crea maravillas, también las destruye.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente Antonio, la erosión en esta costa se nota muchísimo en cosa de pocos años de intervalo. Un abrazo y gracias

      Eliminar
  4. Puff, que pena, menos mal que tu la has inmortalizado. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero quedé sin conseguir la foto que tenía pensada. Un saludo y gracias Ana

      Eliminar
  5. Hola Jose! El mar y su fuerza son brutales y ahora solo queda su recuerdo en forma de fotografía, el "poder" de ésta nos mantendrá su recuerdo. Espero que consiguieras "tu" foto del lugar... seguro que si!
    De todas formas, seguro que el mar nos construirá nuevos objetivos.
    Una maravilla de sitio, sin duda!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lamentablemente no la conseguí Francesc, y eso que lo intenté al principio de este verano cuatro veces. Un saludo y gracias

      Eliminar
  6. Contra las fuerzas de la naturaleza no hay pueda Jose.
    Lo mismo que le ha pasado a ese bello arco le va a pasar tarde o temprano a Los Urros de Liencres, hay hermosas formaciones rocosas que el mar el día de mañana se lo llevará pero como te comento; frente a eso no podemos hacer nada. Suerte que lo llegaste a inmortalizar aunque no llegaras a hacer la foto que tu querías, un abrazo Jose.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La primera vez que los vi, me recordaron al dedo del Silencio, y piensas, como podran estar ahí todavía?. Un abrazo y gracias Seva

      Eliminar
    2. !Dios! al menos te dio tiempo , aun recuerdo que hace dos años esa roca era un doble arco

      Eliminar
  7. http://mw2.google.com/mw-panoramio/photos/medium/101615921.jpg

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa imagen debe ser de hace tiempo, esa roca primero solo tenía un arco. Gracias por el enlace

      Eliminar
  8. Es una pena Jose, pero nos quedan las estupendas fotografías que los grandes fotógrafos le habéis hecho...los temporales de este invierno hicieron muchos estragos, en la playa de La Espasa a la derecha, desaparecieron una a la que mi marido y yo llamábamos el caballito, porque nos recordaba al caballo del ajedrez y otro monolito muy cerca, que llamaban el Bolín, aunque un poco mas allá nos queda su hermano mayor, el majestuoso Bolo...Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace años que no paso por esa playa, cuando mis hijas eran pequeñas soliamos ir a menudo a esa playa. Tengo que darme una vuelta por allí. Un abrazo y gracias Marisol

      Eliminar
  9. Después de leerte me quedo con las ganas de conocer el monolíto de Gueirúa :-( Tienes alguna imagen en tu arxchivo? Va "porfa" nos la enseñas... gracias! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira esta entrada Eduard:
      http://josefdez.blogspot.com.es/2009/11/tarde-en-la-playa-de-gueirua.html
      La foto donde mejor se ve el monolito tiene unas pisadas en la arena que las hice yo a propósito (ya sabes Odisea 2002). Un amigo mio procesó esta foto en su momento en b&n y luego la amplió, cuando la vi me quedé alucinado. Pues esa mole aunque no te lo creas se volatizó, no había restos de ella por ningún lado. Un abrazo

      Eliminar
  10. Excelente esa tercera foto, muy bien compuesta y con esos cielos tuyos. Es una lástima, una gran lástima porque esta ya si me quedo sin verla y le veo un potencial enorme...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero quedan otras cosas Pere ... tranquilo. Un abrazo

      Eliminar
  11. Esa última es preciosa.
    Ohh, que pena,así es la fuerza del mar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Esther me alegro que te guste. Un saludo

      Eliminar
  12. Lástima que lugares tan hermosos los devore la propia naturaleza, pero siempre tendremos grandes fotos como las tuyas para recordarlos. Me encanta la luz que has conseguido en las dos tomas. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las hace y las deshace, asi es sin parar. Gracias Rubens

      Eliminar
  13. Nada perdura para siempre. Pero tu has hecho una excelente inmortalización del monolito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y para mi también quedan los recuerdos de las visitas al lugar. Un saludo y gracias por la visita

      Eliminar
  14. Hola Pepe:

    Magníficas fotos, con primeros planos y luces soberbios.
    Es cierto, la fisonomía de nuestro planeta está en permanente cambio. Solo es cuestión de dos magnitudes: tiempo y energía.
    Felicidades por haber captado y registrado con maestría esta verdad irrefutable.

    Un abrazo.

    Jose (Física)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente nunca mejor dicho, se nota la vena docente ... jeje. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  15. Al leer la entrada me ha venido a la cabeza la historia que te contó aquel viejo pescador en Gueirúa de cuando era niño. De cómo era (y dónde estaba) la playa hace setencha u ochenta años y cómo es ahora. Entre aquella cita y estas imágenes, uno puede concluir que las rocas no son tan duras como pareciere y lo mismo se erosiona un cordón de dunas litorales que un acantilado, salvo que el primero puede regenerarse con el tiempo.
    Una lástima, estéticamente, que se haya caído este arco; y una suerte que tengas en tu archivo imágenes como la tercera.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, pero es que además en esta playa había una cueva muy guapa que hace años desapareció tapada por deslizamietos de terreno del acantilado. Un abrazo y gracias

      Eliminar
  16. Hacia un par de meses que no tocaba ningún ordenador y ahora me ha tocado ponerme las pilas para sacar imágenes que tengo atrasadas y sobre todo para poder contemplar el estupendo trabajo que realizan maestros como tu.
    Observo que has tenido un verano muy creativo, consiguiendo imágenes de gran calidad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario Marco, aunque estas últimas semanas ando totalmente parado. Un saludo

      Eliminar