Translate

miércoles, 1 de mayo de 2013

Naturaleza cambiante

Hace algunos años hice una entrada sobre esta precisa playa de la costa asturiana, la dirección del enlace es la siguiente:
http://josefdez.blogspot.com.es/2010/05/rincones-fotograficos.html
Desde entonces he ido muchas veces, fundamentalmente buscando tres composiciones que a mi juicio son las más bellas de esta playa. Una de ellas es la de esta fotografía. Parece mentira lo que ha cambiado la fisonomia del terreno. Esta roca del primer plano que tiene una forma de caparazón de algún molusco primitivo, ahora ha desaparecido casi la mitad. Y sobre todo el acantilado situado a la derecha de este punto está enterrado, y es una pena porque el colorido del mismo es increible. Parece que la mar nos quiere esconder sus bellos tesoros.

21 comentarios:

  1. Estar ahí debajo tiene su peligro Pepe. Esa roca no la tengo, pues siempre que he ido en plan fotográfico la marea estaba algo más baja y la roca permanecía en la arena, haciendo la composición menos limpia. La que está a su derecha sí la tengo.
    Lo que comentas me recuerda una foto de una roca preciosa que vi el año pasado en El Silencio, la capturé con el móvil, prometiéndome volver a fotografiarla con la cámara. Tardé bastantes meses en regresar y por más que la busqué no la encontré, pues había sido tapada por las corrientes, lo que me hizó aprender otra lección: si ves la foto y no tienes el equipo a mano no esperes mucho tiempo para hacerla, regresa tan pronto como puedas si no quieres quedarte sin ella (sobre todo en el Cantábrico).Es muy probable que con el transcurso del tiempo vuelva a aparecer, pero quién sabe si estará en las mismas condiciones que yo imaginé la foto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si eso muy habitual en esta costa, pero curiosamente digamos que en los últimos diez años en vez de aflorar acantilado está pasando lo contrario. A lo mejor igual tiene que ver con el aumento del nivel del mar, no lo sé. Un abrazo y gracias por pasar

      Eliminar
  2. No te preocupes .el mar los devolverá...

    Un buen retroceso...me gusta

    salut
    joan

    ResponderEliminar
  3. Bonita imagen. No tanto, pero en el Mediterráneo también se dan playas cambiantes de un año a otro. Me he llevado alguna vez una sorpresa al ir a un sitrio conocido y encontrar algo diferente a lo que esperaba :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La fuerza del mar es increible tenga el nombre que tenga. Un saludo Pepet

      Eliminar
  4. Una vez más una preciosa imagen. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Si que es verdad, que de una marea grande a otra aparecen y desaparecen cosas como por arte de magia...muy guapa la toma. un saludo

    ResponderEliminar
  6. Hola Pepe:

    Es el dinamismo de la Naturaleza. Tú has sido testigo y lo has plasmado y vivido de forma excepcional. Maravilloso abrazo del mar a la primera roca y clarísimo rotacional en la segunda. Física y Naturaleza: todo en uno.
    Felicidades una vez más por estar allí y enseñárnoslo.

    Jose (Física)

    ResponderEliminar
  7. En un principio me pareció que era la roca que se encuentra antes del Oleo Furao pero tengo mis dudas, no en cuanto a la composición y dinamismo, muy en tu linea.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente esa es, como puedes ver cada vez más pequeña. Un abrazo

      Eliminar
  8. En esta imagen recibo la respuesta que hice en la otra entrada. Así pues, gracias :)

    Todo es movimiento. Unas veces percibido; otras no...

    ResponderEliminar
  9. He estado observando en el enlace que dejas y... no me parece la misma roca... , eso si, he disfrutado de las imágenes encantada :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la misma Haideé, aunque no lo parezca. Así es la costa de cambiante. Un saludo y gracias por pasar

      Eliminar
  10. Como últimamente observo que no siempre estamos conscientes de lo que hacemos, vemos o decimos, (todo ellos se pueden incluir en hacemos, si), quiero dejar constancia de que si, la mar y la costa juegan constantemente, mas, una roca no puede seguir el juego a la misma velocidad; con lo que puede estar más o menos cubierta, incluso desaparecer, pero no cambiar su forma en meses, o años, menos en días. Así pues, la piedra que aquí has fotografiado, para mi, nada tiene que ver con las que muestras en la entrada a la que dejas el enlace.
    El por qué de que no lo veas tú así... bueno, has de preguntártelo a ti mismo. Serán los tiempos en los que vivimos, que nos ponen ante la disyuntiva de soltar lo que hasta ahora dábamos por sentado y para dejar paso a lo que es imparable, por el mismo proceso de vida. Tal como el juego de la mar en la costa. Las piedras cambian más lentamente, si, pero las personas no somos piedras, aunque algunas veces su comportamiento así nos lo haga pensar. Pensar. Precisamente este es el quid de la cuestión. Comprobar que pensar no es lo que es, sino una ilusión.
    ¡Buen día! :)


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Haideé, esas rocas en realidad no son tal, sino que son afloramientos del acantilado. En esa zona concretamente, son los únicos que existen y que perduran en el tiempo. Un saludo

      Eliminar
  11. Respuestas
    1. Me alegro que te guste José. Un saludo y gracias por pasar

      Eliminar