Translate

martes, 25 de octubre de 2011

Primera Salida de Otoño


Hace unos días me comentaba un compañero que cruza diariamente la Cordillera Cantábrica que las hayas ya se estaban poniendo guapas de color, especialmente las situadas a mayor altura. Pensé en ésta localización pues el bosque está a una cota de unos 1200-1300 m y lo atraviesa un precioso arroyo. La tarde se presentaba fatal con un cielo totalmente azul y encima con una ligera calima, aunque el inicio de la excursión no pudo ser más emocionante. Justo al cruzar este arroyo por un puente al final del valle, se podía ver en él varias huellas de oso que luego volví a encontrarlas como a 1 km sendero arriba. No sé si serian de un adulto pero eran realmente grandes, más que mi mano.

Esta zona me gusta especialmente por lo solitaria y salvaje que es, en todas las ocasiones que la visité nunca me encontré a nadie. Eso me obligaba a concentrarme en el caminar por el interior del bosque para no tener ningún percance, por lo que iba muy lento pues frecuentemente me paraba para visualizar composiciones. Y eso no es nada sencillo en estos bosques que son realmente frondosos. Llegar al arroyo implica salvar un desnivel respecto al sendero que lo atraviesa de unos 200 m por una pendiente muy grande, y una vez abajo me llevé una gran decepción. El nivel del agua era muy bajo y las pequeñas cascadas que se pueden ver a lo largo del mismo estaban totalmente deslucidas. Espero que estos días llueva para hacer otro intento



martes, 18 de octubre de 2011

Jugando con las olas


Desde hace tiempo que tengo planificada una sesión en esta playa con la marea adecuada para jugar con esas olas tan guapas que  se forman cuando la mar está un poco picada. La pendiente de la playa es muy pequeña y al romper las olas forman unos abanicos preciosos. Como personalmente me gustan los cielos cubiertos con la finalidad de dar un mayor dramatismo a las imágenes, hoy era el día ideal y solo hacía falta que no lloviera mucho.

Hay otra particularidad de esta playa que es muy interesante, y es que el color de la arena es bastante cambiante. Aunque ya muy limpio, el rio Nalón desemboca muy cerca y en ocasiones se ven restos de partículas de carbón por toda la playa, lo que origina en estos casos que el color de la arena sea muy oscuro. Hoy era uno de esos días y personalmente me encantaba pues añadía si cabe más dramatismo a la escena, además de aumentar el contraste entre la espuma de las olas y la arena.

Según transcurria la tarde esas nubes amenazantes y con tanto volúmen se iban difuminando en una mancha uniforme de color gris/azulada, empezando a llover de forma continua al final. Después de esperar una hora aquello no tenía pinta de mejorar, la luz ya empezaba a disminuir y era el momento de replegarse.

viernes, 14 de octubre de 2011

Buscando las Dracónidas

Los pronósticos dados para la lluvia de estrellas de las Dracónidas de este año eran muy prometedoras, aún teniendo en cuenta la presencia de la Luna en una fase bastante grande (83%). La noche se presentaba inmejorable, totalmente despejado y casi ausencia de viento. La temperatura era tan buena que incluso cuando llegé antes de la puesta de sol todavía había gente en la playa ... a estas alturas del año y en estas latitudes!!!. Aunque la marea estaba bajando la zona donde iba a ponerme ya estaba libre de agua y bastante llena de pisadas, cosa que no me gustó nada. Como preludio de la despejada noche, el cielo adquirió con las últimas luces del atardecer unos tonos pastel realmente guapos. Así que me afané en buscar alguna composición interesante y libre de pisadas, algo que limitó mucho las posibilidades del lugar.

Afortunadamente cuando la Luna iluminó toda la escena las huellas sobre la arena casi no se notaban y pude hacer este encuadre que era el que tenía planificado. No hacía mas que mirar al cielo buscando la estela de alguna estrella, pero nada, no se veía ni una. Durante los 90 minutos de exposición que tiene la foto de abajo, sólo pude ver visualmente tres y muy débiles en el campo de la imagen. Como me imaginaba, ninguna de ellas quedó registrada. Desde luego las predicciones no fueron muy acertadas o la hora del máximo tampoco coincidia con las predicciones.