Translate

martes, 7 de septiembre de 2010

Restos para la vida

En la constelación del Cisne o Cruz del Norte, existe uno de las nebulosas más bellas y también más difíciles de ver visualmente por el telescopio. Los velos del cisne, como habitualmente se les llama, son los restos de una supernova que explotó en algún momento de hace unos 6000 a 7000 años. Los restos de la estrella cubren un área del cielo de unos 3ºx3º (unas seis lunas) y adoptan una forma concéntrica originada por la onda de choque de la explosión. Quien sabe si esa estrella tenía algún planeta con vida, pero de ser así nada ni nadie sobreviviría a tal cataclismo. Lo curioso es que ésta materia dará lugar dentro algunos miles de millones de años a nuevas estrellas que pueden albergar vida. En el análisis de la luz proveniente de esas nebulosas se pueden detectar hidrógeno, azufre y oxígeno entre otros, componentes esenciales para la formación de la vida. Así surgimos nosotros, de las cenizas de una increible explosión.


Canon 450D, APM 130 mm f6, 11x600s+darks+bias+flat. Procesamiento con DeepSkyStacker y PixInsight

2 comentarios:

  1. Hola José,estoy muy contento de haber encontrado tu blog, es una maravilla...
    enhorabuena por esta foto y por todas las demás.
    Saludos y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Paco, me alegro que te guste. Un saludo

    ResponderEliminar