Translate

domingo, 27 de diciembre de 2009

Relajada tarde de sábado en El Airin

El pasado sábado hice una nueva visita a la playa de El Airin con la intención de conocer la otra parte que el último día no pudimos visitar. Sobre las dos ya estaba en la playa y antes de nada me puse a comer el bocadillo en una tarde no muy fria, que me supo a gloria en aquel ambiente solitario. Había unas enormes nubes blancas que destacaban contra el azul del cielo y que seguro dentro de unas horas tendrían tonos rojizos preciosos. Como todavía no era el momento de la bajamar no podía pasar al otro lado de la playa, así que me concentré en disfrutar de los pequeños detalles sin ningún tipo de prisa. Desde la posición donde estaba sentando comiendo, ya veía un trozo de acantilado parecido a una cadena montañosa en miniatura, en donde a cada ola el agua inundaba sus múltiples valles. Solo tuve que cambiar un poco la orientación y utilizar una focal de unos 80 mm para aislar la escena del resto del acantilado y confiar en la suerte de hacer click en el momento justo. Bueno eso se tradujo en unas 15 imágenes hasta conseguir la que me gustaba.

Canon 7D| Tokina 16.5-135 mm f3.5-5.6| 1/8s@f11| ISO100

Cuando de niño me llevaban a la playa una de las cosas que mas me gustaba ver, era la forma que dejaba el agua al retirarse entre las rocas que sobresalen de la arena. Es como si el mar quisiera dar un abrazo de despedida. Como antes, esta imagen también me llevó su tiempo del que no era consciente de lo rápido que pasaba.

Canon 7D| Tokina 16.5-135 mm f3.5-5.6| 1/8s@f11| ISO100

Sobre un trozo abierto de la plataforma rocosa que dejaba la marea al descubierto, de casualidad vi una roca que a primera vista parecía la caperuza de una tortuga que regresaba al mar. Llena de estrias con formas ondulantes y rodeándola, unas coloridas piedras totalmente lisas; caprichos de la naturaleza. Nada más visualizar la imágen ya sabía que me gustaría plasmar el agua que iba y venia en ese punto que parece como estriada, para conjugar con las formas de la roca. Aqui sí que hice intentos. La mayoría de las veces el agua salía con un aspecto sedoso, muy bonito, pero sin formas y no era lo que yo quería. No podía abrir mucho el diafragma pues con la focal de 135 mm que estaba usando no tenía profundidad de foco, y no estaba dispuesto a subir el iso, y además no tenía prisa. Al final la foto me llevo unos 20 minutos, pero me gustó el resultado final, de hecho es mi foto preferida de esa tarde.

Canon 7D| Tokina 16.5-135 mm f3.5-5.6| 1/6s@f11| ISO100

A medida que la marea baja, queda al descubierto la plataforma multicolor de esta playa. El azar hace que a veces pequeñas piedras queden depositadas para decorarla.

Canon 7D| Tokina 16.5-135 mm f3.5-5.6| 0.6s@f11| ISO100| Polarizador

Al moverme para dirigirme a otra plataforma rocosa para seguir buscando pequeños detalles, me tuve que acercar al acantilado, y en un pequeño recoveco y medio en penumbra se veían formas ondulantes y dientes de sierra con una explosión de colorido. Como la roca todavía estaba un poco mojada, tuve que utilizar el polarizador para saturar los colores.

Canon 7D| Tokina 16.5-135 mm f3.5-5.6| 0.6s@f11| ISO100|Polarizador

Este pequeño trozo del acantilado es realmente multicolor, muy cerca, en las hendiduras de la roca me llamó muchísimo la atención un pequeño grupo de tres piedras encastradas en la pared, y una grande como vigilándolas. El primer plano es muy llamativo, pero el colorido cercano me cautivó tanto que al final he puesto esta imagen.

Canon 7D| Tokina 12-24 mm f4| 1.2s@f11| ISO100|Polarizador

Habían pasado ya dos horas, el sol empezaba a ponerse y estaba muy cerca del extremo opuesto de la zona de la playa que quería visitar. Pero la luz empezaba a ser tan guapa que no podía resistirme a volver a fotografiarla. Para empezar, vi un grupos de piedras de tamaño mediano multicolores que parecia que alguien las había puesto para decorar primeros planos. Pues bien, elegí el mejor ángulo y se aprovechó la oportunidad.

Canon 7D| Tokina 12-24 mm f4| 1/13s@f11| ISO100|Polarizador

En esta parte de la playa hay un tramo de unos 100 metros de piedras lisas y multicolores, ideales para primeros planos

Canon 7D| Tokina 12-24 mm f4| 1/20s@f11| ISO100|Polarizador

Sin quererlo ya estaba en el extremo izquierdo de la playa y con una luz preciosa. Como dice Galen Rowell en alguno de sus libros, la fotografía es el arte de pintar con luz, hoy era un buen día para ello. Me moví a un punto donde el monolito del primer plano quedara mas o menos centrado respecto a las moles rocosas de atrás. Con esta perspectiva el reflejo del agua quedaba perfecto, solo echaba en falta el mar en la parte derecha creando con su movimiento un aspecto sedoso. Pero todo no puede ser.

Canon 7D| Tokina 12-24 mm f4| 1/8s@f11| ISO100|Polarizador

Del anterior punto volví a retroceder, pues en ese momento había una nube preciosa sobre un pequeño promontorio en el mar. Moviéndome entre el acantilado pude colocar el trípode en un ángulo justo para conseguir un reflejo precioso. La coloración del acantilado dan una sensación irreal a esta escena.

Canon 7D| Tokina 12-24 mm f4| 1/6s@f11| ISO100|Polarizador

Volví a rodear esa piscina natural por otro lado y me encontré con una visión de las rocas del primer plano que me encantaba. Solo tuve que esperar unos minutos a que la nube del fondo se centrara bien en el espacio visual de las paredes del acantilado.

Canon 7D| Tokina 12-24 mm f4| 1/8s@f11| ISO100|Polarizador

Seguía con la intención de pasar al otro lado de la playa, por lo que volví de regreso pero por la plataforma rocosa que dejaba libre la marea. Los primeros planos que se van encontrando son preciosos por el colorido de la roca y la transparencia del agua que hay entre ellas.

Canon 7D| Tokina 12-24 mm f4| 1/8s@f11| ISO100|Polarizador

Desde otro punto más en dirección al mar, la roca cambiaba de color de forma continua. Buscando un emplazamiento estable para el trípode, caí en la cuenta de una roca naranja con forma de corazón que había bajo el agua. Un pequeño desplazamiento para que el reflejo de la nube no la eliminará y me encantó la composición.

Canon 7D| Tokina 12-24 mm f4| 1/8s@f11| ISO100|Polarizador

Una mirada al cielo y me percaté que en dirección este había una masa nubosa con una iluminación preciosa. Inmediatamente me puse a buscar por la plataforma algún primer plano que la realzase de alguna forma. En la zona más próxima al mar había una roca de color azulado que era el contrapunto ideal. Para darle mas realce, simplemente puse el trípode en una posición baja. La roca roja del primer plano fué casualidad.

Canon 7D| Tokina 12-24 mm f4| 1/10s@f11| ISO100|Polarizador

Volviendo hacia el acantilado me encontré con otro plano precioso de la parte oeste de la playa.

Canon 7D| Tokina 12-24 mm f4| 1/5s@f11| ISO100|Polarizador

Cuando ya estaba en el lugar de paso al otro lado de la playa, me dí cuenta que no estaba muy fácil, aunque ya en marea baja, la mar estaba muy picada y mantenía las rocas muy húmedas. Primer intento, y pie al agua hasta la rodilla; estaba solo y no era cuestión de tentar al diablo, mejor dejarlo para otro día. Las nubes estaban preciosas por lo que volví a repetir una toma que había hecho dias antes, solo que ahora la iluminación era mucho espectacular.

Canon 7D| Tokina 12-24 mm f4| 1/4s@f11| ISO100|Polarizador

Estaba en el punto de partida, y dado que no me podía mover más, solo quedaba disfrutar de las últimas luces del día. En la parte alta de la plataforma quedaban muchos pozos de agua que originaban un reflejo de las nubes guapísimo. Estuve buscando alguno grande para situar de primer plano, pero todos eran bastante pequeños o era imposible colocar el trípode.

Canon 7D| Tokina 12-24 mm f4| 1/4s@f11| ISO100|Polarizador

4 comentarios:

  1. Espectacular trabajo en un lugar que parece haber sido creado para recrear la vista, como de otra era geológica, piedras de colores, reflejos y cielos con nubes doradas y buena compañía. Combinación perfecta.
    Viendo el tipo de rocas uno se da cuenta de lo delicado de andar sobre ellas..
    Pepe, Son Preciosas, todas..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese lugar Luis es una explosión de colores, vamos que no te cansas nunca de visitarla. Un saludo

      Eliminar
  2. Tienes la Playa controlada eh... Q maravilla de fotos!!

    ResponderEliminar