Translate

domingo, 20 de diciembre de 2009

Primera nevada en el prerromanico de Oviedo

Mientras desayunaba me estaba recreando con los copos de nieve que en ese momento estaban cayendo sobre Oviedo. Un sábado por la mañana, sin tener que trabajar, las condiciones ideales para disfrutar viendo como la nieve cubría los coches y hacía aparecer las primeras rodadas de la calle. Me fuí al otro lado de la casa, desde donde puede ver la falda del Naranco y concretamente Santa María del Naranco. La luz en ese momento era preciosa, sin pensarmelo dos veces bajé a por el coche y salí a toda prisa. La carretera de acceso estaba cortada por lo que tuve que dejarlo a unos 700 m de San Miguel de Lillo. Según subia dejaba de nevar y esa luz fantasmagórica que antes veía empezaba a desaparecer. Cuando llegé ya estaba despejando, pero todavía me dio tiempo a tomar una imagen que tenía visualizada de otras ocasiones, aunque sin el encuadre que a mi me gustaría pues empezaban a verse trozos de cielo azul.

Canon 7D| Tokina 16.5-135 mm f3.5-5.6| 1/30s@f11| ISO100

El emplazamiento de San Miguel de Lillo es en mi opinión realmente bello, especial. A Ramiro I también le debió encantar el lugar, a la vista de su empeño de la constrrucción del edificio en este emplazamiento. No se entiende sino como es posible levantarlo en un terreno arcilloso y cerca de un riachuelo que podía comprometer su conservación en el futuro. Parece ser que a lo largo del tiempo ha sufrido algún hundimiento. Hoy en día su conservación es pésima, a pesar de ser declarado como Patrimonio de la Humanidad. Como en tantas otras cosas, parece ser que es más "rentable" invertir el dinero público de todos en el "beneficio" de unos pocos.
La nube ya había pasado y empezó a salir el sol, así que me estube recreando un rato en la visión del edificio. Lo suficiente como para que llegara un soplo de niebla, tan frecuente en este lugar, que envolvió el edificio en un ambiente mágico. Había bastante gente por los alrededores por lo que no tenía muchas posibilidades de encuadre, esto me obligó a centrarme en el edificio. La luz a penas duró unos pocos minutos.

Canon 7D| Tokina 16.5-135 mm f3.5-5.6| 1/50s@f11| ISO100

De regreso, cuando el sol ya empezaba a asomar entre las nubes, estuve un poco esperando a ver si el sol iluminaba esta escena. De ser así, obligaría a bajar la exposición con lo que el fondo quedaría más oscuro y el edificio de Santa María del Naranco destacaría mucho más. Pero no hubo suerte.

Canon 7D| Tokina 16.5-135 mm f3.5-5.6| 1/160s@f10| ISO100

2 comentarios:

  1. Hola compañero, no me estraña que esta playa te tenga hechizado. Ya solo los matices de las rocas dan para un libro.
    Supongo que conoces el trabajo de Isabel Diez, estas fotos están casi todas hechas en esa plya.
    http://www.isabeldiez.com/SerieMalva.html
    http://www.isabeldiez.com/LaFusiondelosElementos.html
    Un fuerte saludo.

    ResponderEliminar
  2. Javier, claro que conozco el trabajo de Isabel y tenía mis dudas de donde podían estar hechas. La playa de Minxota, preciosa y superfotogénica, tiene rocas muy parecidadas a la serie de la Fusión de los Elementos y siempre pensé que estarian hechas por esa zona. Aunque en Gueirua las hay, son mucho menos frecuentes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar