Translate

jueves, 19 de noviembre de 2009

Subida a Vega Pociello. Octubre 2009

El sábado 31 de octubre iba a ser la última oportunidad que tendría para fotografiar este año el otoño. El día no podía ser menos prometedor, en Oviedo estaba casi totalmente despejado e incluso con calor. No obstante me decidí ir a una zona que ya conozco y cuya ruta es muy agradable, pendientes no excesivamente fuertes, bosque de hayas par dar y tomar y sobre todo, muy poco transitada. Después de cumplir con obligaciones familiares que me retrasaron un poco, ya veía que no la podía completar en su totalidad, pero así y todo para allá fuí.
Efectivamente, no era un buen día para fotografíar; sol, calor y ni rastro de niebla. No obstante, nada mas iniciar la ruta, el sol iluminaba a contraluz un conjunto de árboles que me llamó la atención. Un ligero desvió del camino y los árboles quedaron proyectados contra el fondo oscuro del bosque resaltando así los colores de los mismos y del prado.




Canon 7D, Tokina 12-24 f4
1/50s@f10, ISO100









En esta parte baja de la ruta los árboles estaban en su esplendor, el sol los encendía pero el contraste era enorme. En momentos que desaparecía, las sombras se igualaban y empezaban a cobrar vida






Canon 7D, Tokina 12-24 f4
1/15s@f10, ISO100












Nada mas pasar el puente sobre el arroyo de La Ablanosa, una pequeña entrada a la derecha conduce al río con una vista cargada de color por toda la imagen. Lástima que no llevase mas agua.





Canon 7D, Tokina 12-24 f4
1/2s@f10, ISO100







Una de las bellezas de esta ruta es las preciosas vistas que se tienen a la izquierda de la zona del Canto del Oso y la cascada de Mongayo, que este año casi no se apreciaba por la falta de agua. Para resaltar las nubes, que por fín aparecieron, utilicé un filtro degradado, pero no me acababa de convencer lo negro que quedaba el Canto del Oso y los montes del fondo en la pantalla de la cámara. Después de varias pruebas decidí que hoy había que hacer uso del hdr, y así están hechas las siguientes imágenes en las que hay cielo.




Canon 7D, Tokina 12-24 f4
HDR@f10, ISO100








Un poco más arriba empiezan a verse las primeras praderías de la vega de La Ablanosa. Después de saltar una portilla que no había forma de abrir, conseguí tener una vista libre de ramas que aparecían en primer plano estropeando la imagen. La luz empezaba a mejorar a medida que se cubría el cielo.






Canon 7D, Tokina 12-24 f4
HDR@f10, ISO100












La vega de La Ablanosa es un lugar realmente relajante y bucólico, incluyendo la mágnifica fuente con agua fresca que con este calor del "verano otoñal" se agradece un montón. Como antes, el filtro degradado oscurecía demasiado la roca de la montaña creando un efecto muy irreal. Hay varias cabañas muy guapas y bien reconstruidas para ser integradas en esta vista del Canto del Oso y el bosque de Fabucado, de todas ésta es la que más me gustó





Canon 7D, Tokina 12-24 f4
HDR@f10, ISO100







Desde este lugar el camino se convierte en un sendero que se vuelve a meter en el bosque atravesando rincones preciosos. Falta la niebla para crear esos ambientes tan especiales que se ven en este tipo de bosques.






Canon 7D, Tokina 12-24 f4
1/6s@f10, ISO100






Al poco me encuentro con el primer grupo de montañeros del día que venían de regreso de la Vega Pociello. Afortunadamente uno de ellos es un fotográfo que me comenta que arriba las hayas ya casi no tienen hoja. Así que visto lo visto replanteo sobre la marcha el seguir avanzando y me dedico a buscar rincones por donde me encuentro y volver a un lugar muy guapo a esperar alli las últimas luces del día. Me muevo 50 m del sendero a un claro del bosque y me encuentro esta escena. Al principio la encuadré en vertical para cojer solo el tronco, las setas y las hojas de acebo, pero no veia color aunque las setas resaltaban mucho más. No me gustó, así que la reencuadre como se ve.





Canon 7D, Tokina 12-24 f4
1/6s@f10, ISO100







Un poco más arriba, efectivamente ya se notaba la falta de hojas, la semana anterior todo esto debería estar impresionante.









Canon 7D, Tokina 12-24 f4
1/3s@f10, ISO100









De regreso tranquilamente y disfrutando del silencio del bosque con una temperatura muy agradable, vi una policromía de colores en un grupo de helechos muy bonita. Estuve buscando diferentes encuadres y en todos pedía tener un ángulo de visión un poco por encima de ellos. Pero era imposible por el terreno. Esta toma es la que más me gustó.





Canon 7D, Tokina 12-24 f4
1/3s@f10, ISO100







De nuevo en la vega de La Ablanosa, el cielo ya empezaba a ponerse interesante. Así que antes de ir al lugar que había elegido para esperar la puesta de sol, estuve buscando alguna cabaña por el lugar.




Canon 7D, Tokina 12-24 f4
HDR@f10, ISO100








A veces lo de planificar las fotos imaginándolas previamente funciona, y hoy era mi día de suerte. Justo cuando tenía la cámara situada el cielo empezó a ponerse naranja, creando una atmósfera perfecta. Solo duró poco minutos, pues luego se cubrió totalmente. Lo malo es que las vacas que había en el prado y estaban cerca se asustaron y se movieron fuera del encuadre, una lástima





Canon 7D, Tokina 12-24 f4
HDR@f10, ISO100







Al coche ya regresé de noche y lloviendo ligeramente, pero fueron los momentos más agradables de la excursión. En el silencio de la noche, de vez en cuando se oía algún buho.









No hay comentarios:

Publicar un comentario